22. Cómo Acompañar a las Parejas Hispanas

53:18
 
Share
 

Manage episode 228130091 series 2435104
By Discovered by Player FM and our community — copyright is owned by the publisher, not Player FM, and audio streamed directly from their servers.
Patti Gutierrez
José Juan y Alba Valdez

Notas del Programa patticc.com/s22 Show Notes patticc.com/22

José Juan Valdez, del apostolado Serán los Dos Uno, comparte sobre cómo crear y mantener un ministerio activo para acompañar a los matrimonios.

content

Hoja de Referencia Rápida - Episodio 22

Cheat Sheet - Episode 22

Escribe tu correo electrónico aquí para recibir la Hoja de Referencia Rápida de este episodio

Enter your email here to get the Cheat Sheet for this episode in your inbox.

SEND ME ONE! ¡MANDAME UNA!

Thanks! It's on its way!

¡Gracias! ¡Ya viene!

Recursos Recomendados

Servicios de Traducciones de Patti’s Catholic Corner patticc.com/services

Para programas matrimoniales

Serán los Dos Uno

Divorce Busting por Michele Weiner-Davis

Sembradores de Semillas – Para animadores de pequeñas comunidades de RENEW International

Webinar Herramientas para Animadores de RENEW International

Otros Recursos

Paulus MediaCanal de YouTube

Familia en Acción (revista gratis & opción digital)

Episodio 15 – Celebrando los Tres Reyes patticc.com/15

Episodio 18 – La Pastoral de Conjunto patticc.com/s18

Introducción

¡Saludos Gente Puente! En el programa de hoy José Juan Valdez del apostolado Serán los Dos Uno nos va a compartir sobre cómo crear y mantener un ministerio activo para acompañar a los matrimonios. Puedes encontrar todos los recursos mencionados en este episodio en patticc.com/s22.

If you prefer English you can read a summary of today’s interview about starting and maintaining a marriage enrichment ministry at patticc.com/22.

Yo soy Patti Gutiérrez de Patti’s Catholic Corner. Nuestro equipo sirve a los ministros católicos como tú que quieren conectarse con la comunidad hispana. Hacemos tu ministerio más fácil a través de este Podcast Gente Puente y nuestro grupo en Facebook compartiendo las mejores prácticas, recursos y ánimo. Y te ayudamos a enfocarte en tu ministerio con nuestros servicios de traducciones católicas.

Hoy vamos a escuchar de José Juan Valdez. Él, junto con su esposa Alba, crearon un ministerio matrimonial que se llama Serán los Dos Uno. Este programa de enriquecimiento para las parejas y sus familias ha tenido mucho éxito en varias diócesis incluyendo Austin, Dallas y Las Vegas. José Juan comparte 3 modelos distintos para organizar un programa con parejas, describe una variedad de temas que han desarrollado y explica cómo forman al equipo que maneja el programa de largo plazo. Si tú quieres empezar o mejorar tu acompañamiento a las familias hispanas en tu área, esta entrevista te va a ayudar.

¡Ahora escuchamos a mi entrevista con José Juan Valdez!

Interview

Patti – Bienvenido José Juan, gracias por estar aquí en el Podcast Gente Puente

José Juan (JJ) – Hola Patti, un honor, un privilegio, gracias que me invitas de verdad. Desde que leí tu correo con la invitación me emocioné mucho. ¡No! Te agradezco a ti.

Patti – Muy bien, gracias. Voy a empezar con una oración.

Oración Inicial.

Patti – Gracias José Juan por tomar el tiempo de platicar con nosotros hoy.

JJ – No, te digo que es gusto de verdad, una oportunidad, un honor compartir lo que Dios está haciendo con nosotros y a través de nosotros en favor del pueblo que El ama tanto.

Patti – ¿Nos puedes platicar un poco de ti: de tu pasado, de tu vocación, tu ministerio?

JJ – Sí claro. Primero pues soy mexicano del estado de Guanajuato. Es la parte central del país. Crecí en un pueblito, no es una ciudad grande donde yo crecí. Es un pueblo que se llama Romita, somos una familia como las de antes, con bastantes hijos. Mis papás tuvieron 9, de los cuales yo soy el de en medio, literalmente. Tengo 2 hermanos, 2 hermanas, yo, 2 hermanos, 2 hermanas. Dentro de las limitaciones con las que pudimos haber crecido nunca nos faltó nada, Dios providente, siempre hubo lo suficiente. Mis papás tremendos ejemplos. Estoy pensando ahorita en mi papá de manera concreta que falleció hace tres meses apenas y que ha dejado una huella en mi vida impresionante. Persona de fe, una fe sencilla pero muy fuerte, muy bien vivida. Entonces desde ahí nace como que esta inquietud, esta vocación de servir porque vengo de personas que eran muy entregadas de alguna manera a Dios y a la Iglesia. Entonces desde muy chiquito fui creciendo, yendo a la iglesia con mis papás, con mis hermanos. Me llevaban al catecismo cuando tenía como 7 u 8 años. Hice mi primera comunión cuando tenía 9. Poquito tarde a comparación de cómo hacen los niños su primera comunión ahora, como a los 7. Pero me encantó tanto lo de primera comunión que me gustó aprender de Jesús y al año siguiente, anunciaron un curso de catequistas, yo tenía 11 años entonces, y yo fui. Fue un curso de verano intensivo en mi parroquia que fueron a dar algunos sacerdotes y seminaristas. Para eso quiero decir que, desde ahí, como que Dios me empezó a llamar por la cuestión de ser catequista. Entonces a partir de ahí seguí enseñando, entré al grupo juvenil. Conocí a unos seminaristas en este curso y me empecé a relacionar con ellos y entonces me entró la inquietud en ese tiempo de entrar al seminario. Yo estuve 11 años en el seminario, casi me ordeno sacerdote. Hice la preparatoria, la filosofía, y la teología casi completa cuando llegué al 4to año y último. Después de 2 años de discernimiento decidí salir del seminario. Es parte de dónde vengo.

Patti – ¿Y ahora?

JJ – Ahora estoy casado, tengo 3 hijitos. Después de ese discernimiento de 2 años, no fáciles. No me salí por no querer ser sacerdote, aunque suene raro lo que esté diciendo. Me salí porque se casó mi hermano el mayor y me llamó mucho la atención. Le conocía, le conocía su vida, estaba muy enamorado de la que es su esposa y entonces eso me sacudió, me movió el tapete, como dicen en México, hizo como que replanteara mi cuestión. Pero el parteaguas o el momento, así como culmen de mi crisis, fue cuando nació el primer hijo de mi hermano. Ver que mi hermano Sabino el mayor que le admiro mucho y le quiero mucho, sostenía en sus brazos con una ternura impresionante a Jesús, Chuy, se llama su hijo. Y esa ternura entonces fue el momento culmen de mi crisis: fue el Señor. “Sabes que quiero servirte toda mi vida, que tú eres mi todo, pero no sé si voy a ser capaz de vivir sin eso que tiene mi hermano.” Y lo que tiene mi hermano era una familia muy bonita y él enamorado de su familia. Empezaba mis 2 años de discernimiento fuerte y como no estaba claro en 4to de teología ya cerca del diaconado, decidí que no podía seguir, tenía que salir para ver si podía hacer un discernimiento ya desde afuera. Entonces salí del seminario en el 2013, al día siguiente que salí del seminario me encontré trabajando para la Iglesia, en la Arquidiócesis de Galveston-Houston en el Centro Carismático como Director de Formación de Adultos y ahí empezó mi vida de trabajo en la iglesia. Trabajaba para varias parroquias, para la Arquidiócesis de Galveston-Houston, en los programas de formación teológica para laicos. Y ahora estoy en Austin, TX trabajando también para una parroquia y también colaboro con la diócesis.

Patti – Platícame un poco del proyecto que quieres compartir hoy.

JJ – El proyecto se llama Serán los Dos Uno. Es un proyecto de apoyo, sobre todo en la parte de mistagógica, después de recibir el sacramento, para matrimonios. Desde hace bastante tiempo, incluso cuando estaba en mi tiempo en el seminario me tocó estudiar algo de terapia de parejas, terapia familiar cuando estaba en California en la Universidad de Riverside. Me empezó a llamar la atención esto de trabajar con matrimonios. Cosa que se vio después de alguna manera reflejada cuando trabajaba en las parroquias y viendo la necesidad de las familias y los matrimonios. Empecé a desarrollar una y otra cosa, me empezaron a invitar también por la cuestión que pertenecía a la Renovación Carismática, algunos congresos o eventos o conferencias para familias y matrimonios. Entonces empecé a trabajar de manera progresiva. También hacia algo que se llamaba, Intervención en Crisis, por un diplomado que se llama Especialista en Educación de la Familia. Hacia intervención en crisis con las parejas que estaban teniendo problemas o si se querían divorciar. Y por ahí como que nació y empecé a hacerlo por varios años, y fui descubriendo la necesidad impresionante que hay de esta parte de continuar el caminar con las parejas que han recibido el sacramento. Que hemos hecho un trabajo excepcional, maravilloso en la iglesia me parece, cada vez mejor en la parte presacramental cuando vamos a preparar a las parejas, la formación o los procesos se han hecho mejor. Pero nos ha faltado bastante, nos falta mucho todavía en la parte post-sacramental. Entonces nos enfocamos en eso y empezamos a trabajar. Mi esposa es psicóloga de profesión entonces empezamos a hacer un trabajo en conjunto y desde el 2012 empezamos a desarrollar un programa que se llama Serán los Dos Uno así todo junto. Si lo busca en internet es www.seranlosdosuno.com y viene del pasaje de génesis que habla del fundamento del matrimonio, el ser una sola carne, ahí nos inspiramos y desarrollamos contenidos. Desarrollamos un programa completo que podría ayudar en esta parte de la vida del matrimonio, sobre todo en la post-matrimonial. En lo que llamamos litúrgicamente mistagógica. Acompañar a los matrimonios en su vida de matrimonio, cuando van teniendo hijos, como van creciendo sus hijos, cuando se quedan sin hijos; ir acompañándolos en la fe con contenidos, con momentos que les ayuden a seguir creciendo y a seguir comunicándose de manera efectiva y viviendo el sacramento a plenitud.

Patti – ¿Cómo es el esquema del programa? ¿Cómo se hace? ¿Cada cuánto se hace?

JJ – Desarrollamos diferentes modelos de acuerdo con lo que vimos: que algunas cosas funcionaban en alguna parroquia, otras en otra. En realidad, desarrollamos un contenido que puede extenderse, estoy pensando de 3 a 4 años ya, en cuanto a temática; temas que se pueden impartir o compartir de alguna manera, pero hemos visto varios modelos. Algunas han funcionado en una parroquia y otros en otra:

1) Tenemos un modelo de retiros o días de reflexión, que se ofrecen como en un fin de semana o en 2 días, o en un día intensivo, cuatro o seis, o siete temas. Y luego de ese fin de semana intensivo de retiro se hacen reuniones semanales, quincenales o mensuales dependiendo de cómo se acomode la parroquia y el ministerio donde revisitan los contenidos y se hace más una dinámica de grupo de compartir, que es muy bueno en los matrimonios. Este es como un modelo retiro y luego un seguimiento.

2) Otro modelo es lo que se llama Una Cena-Conferencia o un Desayuno-Conferencia, pueden ser las dos cosas. Con los matrimonios me parece que funciona más la cuestión de Cena-Conferencia, lo he visto en varios lugares que lo hemos hecho. Hacemos una cena, un espacio de tres horas que tomamos de la pareja; una bienvenida bonita con aperitivos y un vinito, bebidas, y bienvenida, algo de música y después pasamos a una conferencia que dura como 40 o 50 min con preguntas y respuestas, con temas relacionados, la misma temática con temas relacionados con matrimonio, con familia. Después de la conferencia hay una cena donde los matrimonios siguen compartiendo qué les pareció. Hemos hecho algunos lugares donde hacemos preguntas para que haya una interacción más entre las parejas que asisten y al final cerramos con una oración. Hacemos esto periódicamente como cada 2 o 3 meses en la parroquia y hemos tenido en varias parroquias. Estoy pensando 50 parejas, 100 parejas, 150 parejas. En esto modelo hay gente que viene a una cena-conferencia y luego ya no viene a la otra y luego regresa a la otra. No se construye un tema encima del otro necesariamente, puede tomarse uno y usted aprende algo en esa área y le sirve. No es como que si no viniste a la anterior no puedes venir a esta. Lo mismo pasa con los retiros. Cada retiro se sostiene de manera individual. Es decir, puedo cubrir estos 4 o 6 o 7 temas máximo en un fin de semana, y la segunda ronda de retiro con su seguimiento puede ser parejas nuevas, parejas que vinieron antes, funciona de la misma manera.

Patti – ¿Y hay otro modelo? Dijiste que son 3.

JJ –También se puede seguir el programa y adaptarlo a una parroquia sin que haya retiro, lo que podemos hacer es hacer llegar los contenidos y que se reúnan los matrimonios porque ya están las temáticas, los puntos, las preguntas, las oraciones. Hay un material que ya hemos desarrollado y lo pueden seguir con reuniones ya establecidas sin retiro o sin Cena Conferencia pueden ir desarrollando este programa también.

Patti – Gracias, ¿puedes compartir algunas de los temas principales que ven?

JJ – La vocación y la espiritualidad del matrimonio es un tema. El llamado a ser matrimonio, como es el matrimonio desde el punto de vista litúrgico y desde el punto de vista sacramental es un llamado como lo es el sacramento del orden, lo es el matrimonio, es un llamado. Y como la espiritualidad del matrimonio, a veces la gente piensa que un matrimonio espiritual es aquel que hace muchas horas santas juntos, rece el rosario muchas veces, va a la misa. Y no estoy diciendo que estas cosas no son parte de la espiritualidad, pero en realidad cuando hablamos de espiritualidad en la iglesia, nos referimos a la manera de vivir la propia vocación. Espiritualidad es más contemplativa y hay espiritualidades más activas dentro de las mismas comunidades religiosas. El matrimonio es una combinación de ambas cosas. Entonces es ¿Qué tan intensamente estoy viviendo la vida del matrimonio en todas las áreas de espiritualidad? Abarca muchísimo más: ¿cuánto me comunico?, ¿cuánto salgo?, ¿cuánto hablo? La comunicación es vital como tema. La comunicación sana entre tú y yo, las etapas del matrimonio, los lenguajes del amor, los fundamentos teológicos del matrimonio. Hay uno que se llama, Entendiéndonos, somos diferentes pero complementarios. El perdón y la reconciliación, el genograma, algo de sanar el pasado, de dónde vengo, cómo fue mi familia, cómo soy yo, cómo me relaciono. Algo que se llama, No Tienen Vino, que es cómo solucionar problemas en el matrimonio. Principios de una familia saludable, rescatando los valores, viviendo los valores. Todos esos son temas diferentes. Estoy pensando, cuando llega la crisis, solución de conflictos en el matrimonio. El divorcio y sus consecuencias también lo abordamos. Las adicciones que destruyen el hogar y en el matrimonio, los cuatro temperamentos también sirven para hacer algo de autodiagnóstico y ver como relacionamos roles y mascaras formando un gran equipo. Los celos y cómo van destruyendo la relación. La infidelidad.

La gente viene a uno y aprende ese tema y hay siempre cosas aplicables para su vida de matrimonio.

Patti – Si son muchos temas.

JJ – Hemos desarrollado bastantes.

Patti – ¿Cuál es el tema que fue el mejor recibido, o el que todos dicen “este quiero”?

JJ – El de las etapas del matrimonio es uno de los que más le gusta a la gente porque le sirve como autodiagnóstico, como ¿Dónde estamos? Está basado en una terapista estadounidense que se llama “Divorce Busting”, ella se llama Michele Weiner-Davis y es muy interesante el tema. Es muy dinámico, chistoso. La gente se relaciona mucho con las etapas. Son muy reales y existenciales los temas. Este de manera concreta lo es, así que a la gente le gusta mucho.

Patti – ¿Puedes compartir un poco de un ejemplo de una comunidad donde has visto la transformación de los matrimonios a través del programa?

JJ – Hay 3 centros que ahorita se han desarrollado en Austin, Dallas y Las Vegas. El que más ha tomado forma y fuerza se encuentra en una parroquia en Las Vegas. Le pusieron al ministerio, Serán los Dos Uno Las Vegas. Ya llevan casi 3 años. Nosotros los hemos acompañado en este proceso unas 2 o 3 veces y ya después ellos han corrido el programa. La finalidad es caminar con los matrimonios y dejar que Dios les vaya transformando, tocando, caminando con ellos. Muchas parejas que han estado en este proceso y que no tenían el sacramento, lo han recibido. Aunque no es el meta del programa, ha sido un fruto. Se ha hecho una familia de matrimonios. En esta parroquia de Santa Ana en Las Vegas ha estado creciendo este programa y ha ayudado a muchos matrimonios.

Patti – Qué bien. ¿Entonces en este caso ustedes fueron y llevaron algunas de las actividades y luego dejaron material para que sigan desarrollando? ¿O cómo es el programa en ese sentido?

JJ – Sí, nos invitaron a presentar un primer retiro, lo que llamamos, Los Dos Serán Uno, Primera Parte. Los temas los compartimos juntos mi esposa y yo. Somos muy complementarios. Hacemos perfecto balance. El hacer juntos esto tiene un impacto diferente. Entonces sí, fuimos presentamos y luego ellos retomaron este programa. Les enviamos los temas, los materiales, y ellos empezaron a reunir a los matrimonios. Eso llevó a que fuéramos a un segundo retiro. Nuestro programa se puede enriquecer de otros contenidos también.

Break

Vamos a seguir con mi conversación con José Juan en un momento, pero primero quiero preguntarte: ¿cómo te sentirías si ya no tendrías que traducir documentos en tu ministerio? ¿Entraste en el ministerio para traducir o llevar la buena nueva a la gente de manera más directa? ¿Prefieres enfocarte en tu ministerio o pasar horas investigando sobre el vocabulario y traduciendo material para cada programa, evento o publicación conectada con tu ministerio? Nosotros tenemos años de experiencia en el ministerio directo, y sabemos cómo es tener tanto que hacer y no tener un equipo bastante grande para hacerlo. Ahora usamos nuestra experiencia para servir ministerios como el tuyo. Tú puedes confiarnos la traducción de cualquier documento del ministerio católico y te vamos a servir de manera precisa, fiel a tu mensaje y fácil para ti. ¡Ahorra tiempo hoy! Consigue un presupuesto para tu proyecto en patticc.com.

Ahora seguimos con mi conversación con José Juan.

Patti – ¿Entonces todavía están abiertos si hay una parroquia o diócesis que quiere empezar un programa así, de ir y orientarlos y compartir ese material con ellos?

JJ – Estamos abiertos. Hemos ido a varios lugares a hacer retiros y compartir lo que tenemos.

Patti – ¿Cuáles con los elementos que tú sientes que han ayudado a que sea tan exitoso el programa?

JJ – Tres cosas, la pareja está involucrada, desde nosotros hasta lo que pedimos que formen el equipo. Es uno de los éxitos. Tratamos de incluir a los hijos de alguna manera también. La otra es la flexibilidad del programa. Nuestro programa, nuestra propuesta es bastante flexible porque se puede acomodar a una realidad parroquial o una realidad diocesana. Nos adecuamos de acuerdo con las familias, haciendo un análisis de la realidad y ver qué funciona de acuerdo con la realidad de los matrimonios a quienes tratamos de llegar. Y, por último, lo manejamos por etapas. Por ejemplo, matrimonios que están casados o juntos de 0 a 5 años porque tienen más o menos realidades parecidas, en común que hace que sea más interactivo y participativo el proceso.

Patti – ¿Entonces se van como creando comunidades pequeñas entre estas etapas en los eventos?

JJ – Sí.

Patti – Mencionaste los hijos. ¿Cómo los involucran y qué hacen, por ejemplo, ofrecen un cuidado de niños? ¿O qué hacen para las parejas, para que sea más fácil que participen?

JJ – Sobre todo con la gente en Las Vegas, ofrecimos cuidado y acompañamiento a los niños. El mismo ministerio rota, algunos trabajan con las parejas y otros con los niños. Y entonces los que trabajaron con los niños, se turnan y trabajan con las parejas. Y van siguiendo una temática parecida pero adaptada a los niños. Los niños vienen, se les hacen unas actividades relacionadas a los temas que sus papás están aprendiendo. Algunos temas se pueden adaptar, otros no. Y luego en el programa hemos puesto que, si se reúnen una vez al mes, dejen un fin de semana con tarea que hagan como familia. ¿Qué van a hacer como pareja y qué van a hacer como familia?

Patti – ¿Qué se ha ido mejorando, o qué aprendieron ustedes que pueden dar ahora como consejo a alguien que quiere empezar un ministerio así a los matrimonios? ¿Qué consejos tienes?

JJ – Primero, mucha paciencia. La realidad de las familias es cada vez más demandante, más difícil. Entonces hay que amar esto, caminar con los matrimonios porque hay historias muy rotas dentro de las parejas. Es un proceso de acompañamiento. Hay que caminar con ellos. Sino hacemos este seguimiento, pasará como en muchos ministerios donde cada vez vengan menos personas. Llamar a las parejas, decirles que los extrañaste cuando no vinieron, etc. Este ministerio también para algunos puede ser como una puerta rotativa, que vienen reciben algo y regresan, se sanan de algo y regresan a funcionar como matrimonio. El fin es que las parejas, los matrimonios vayan creciendo y puedan por si mismos ir valiéndose y viviendo su sacramento con intensidad.

Patti – ¿Hay algo concreto de eso? ¿Cómo van formando el equipo que dirige? ¿Se van asignando padrinos a los que van llegando?

JJ – Partimos de un equipo preexistente, se ha preseleccionado de la gente que nos contacta. Pedimos que tengan una variedad de parejas. Por ejemplo, les pedimos que hagan un equipo de parejas que tengan de recién casados, de edad media, de edad media adulta. Que haya variedad. En la mayoría de los lugares donde hemos idos ya tienen gente que ha estado en otros ministerios y ellos forman el equipo. Alba y yo nos hemos reunido antes o después del retiro con este equipo ya formado para ayudarlos a facilitar. No se necesitan expertos en terapia familiar para desarrollar el programa. No se necesita un psicólogo para que el programa funcione. Se necesitan buenos facilitadores porque los contenidos de alguna manera ya los proveemos nosotros. Nosotros lo que hacemos es enseñarles cómo funciona el programa y cómo facilitarlo y cómo caminar con los matrimonios. Hay un taller que facilitamos para el equipo, para las parejas que van a trabajar con los matrimonios. Es facilitar el entendimiento de los contenidos que van a desarrollar.

Patti – Vamos a poner en las Notas del Programa la información para contactarte si quieren empezar algo parecido. ¿Tienes algo que quieres compartirnos de tu ministerio actual, de otros proyectos que tienes en desarrollo?

JJ – Hay 2 cosas en las que hemos estado trabajando. Uno se llama Paulus Media ese proyecto, ministerio. Nació con la idea de crear contenidos de evangelización e información en español para los ministerios hispanos, para la gente en Estados Unidos, con contenidos en las áreas de la vida de fe, de evangelización y formación. Cursos para familias, sobre cuestiones doctrinales como liturgia, sacramentos, Cristología, cursos Bíblicos, cursos para jóvenes. Cursos en video acompañados de un libro. Empezamos el año pasado y creamos algunas series para vivir las temporadas fuertes de año litúrgico. Este año vamos a empezar a lanzar ya programas concretos. Viene uno que se llama Kerigma, es la Buena Nueva, es un programa de evangelización. Viene un programa que se llama Historia de la Salvación o de la Creación. Este es una introducción a la Biblia y es una serie de 8 videos, clases con una parte interactiva. Hay mucha gente involucrada en esto, laicos, sacerdotes y obispos, así como gente profesional en el aspecto de la producción de video, cinematografía. Ahí vamos a meter probablemente el programa de los matrimonios cuando ya lo tengamos en libros. La página web de Paulus Media es paulus.media. Tenemos más de 100 videos en nuestras redes sociales, como YouTube. En el buscador de YouTube es Paulus Media. Y ahí lo encontraran. Tuvimos como 88 mil visitas en YouTube en un año. Como 2,300 gente que se han suscrito.

Patti – Dijiste que eran dos proyectos

JJ – El otro es que creamos una revista, es más local. Ahora estamos abriendo próximamente en Houston, pero empezamos en Austin y hacemos 10,000 revistas cada 2 meses impresa de 32 páginas a todo color con artículos para las familias, en las diferentes áreas de la vida familiar y que se reparten en varias parroquias de la diócesis, en negocios hispanos, etc. También está de manera digital. La revista se llama Familia en Acción, esa la pueden encontrar en familiaenaccion.net. Ya llevamos 9 ediciones, es decir 90,000 revistas en 1 año y medio con contenidos para las familias.

Patti – Y si una diócesis o parroquia, o individual quiere ver la revista o compartirla con su grupo, ¿qué pueden hacer?

JJ – Pueden contactarse conmigo y nosotros con gusto se las enviamos para que echen un vistazo. El Movimiento Familiar Cristiano de la diócesis de Detroit está repartiéndolo. Hay una parroquia en Dothan, Alabama que está repartiéndola. Así como la gente de Las Vegas también. También en varias parroquias en Houston y en Laredo, TX. La revista se reparte de manera gratuita, lo que pedimos a los lugares a donde las mandamos es que cubran el gasto de envío. Es mínimo, un envío de 50, 70, 100 revistas cuestan como entre $10 y $20 dólares máximo.

Patti – Muy bien, gracias. Quiero cambiar el tema ahora un poquito. Tú que has sido ahora líder en el ministerio por mucho tiempo, ¿qué has aprendido que puedes compartir con los que están escuchando, que son otros ministros?

JJ – Que es de suma importancia tener un equipo e invertir en ese equipo, hacerlo casi una familia. Solos podemos hacer un poco, pero con la ayuda y dones de otros podemos hacer mucho. Uno de los trabajos vitales para hacer un buen ministerio es contar con un buen equipo. Cuando te comentaba sobre Serán los Dos Uno, Alba y yo somos la cabeza, pero hemos hecho conexión con algunas parejas, hacemos énfasis de tener un equipo. La gente de Paulus Media es un equipo. Esto lo aprendí de cuando hacía trabajo voluntario con la Renovación Carismática a nivel nacional, yo fui el encargado del Comité Juvenil Nacional de la Renovación Carismática por 3 años y fue una de mis experiencias más hermosas de hacer ministerio. La clave de que fuera así fue cómo el equipo de muchachos que Dios puso para trabajar conmigo y yo nos convertimos en un gran equipo, en una familia. No empezamos planeando actividades. Empezamos planeando integración hacia adentro y después el trabajo hacia afuera fue mucho más sencillo. La gente está deseosa de que le reconozcas sus carismas, sus dones, y que los pongas a funcionar con ellos. El hecho de que las personas sean responsables de su bautismo a mí me ha funcionado maravilloso. Esa es una cosa pero que ha sido muy importante.

Patti – Gracias. ¿Ahora puedes cerrar con algunas palabras de ánimo? Tal vez hay un ministro que está escuchando, que ya tiene tiempo trabajando con parejas y no ve mucha transformación o se siente desanimado, ¿qué le puedes decir como ánimo, que siga adelante?

JJ – La primera cosa es que no está equivocado, que el camino que ha emprendido, aunque a veces no es sencillo, lo digo por experiencia, es el indicado, es el correcto, no está solo. Todos estamos en este proceso, aprendiendo, batallando, pero confiados de que Dios camina con nosotros y que los momentos de crisis y dificultad son parte del crecimiento. Son oportunidades para ver qué otra cosa podemos hacer, qué cosas podemos hacer diferentes. Que no se desanimen, que lo que están haciendo vale la pena. Cuando yo veo para atrás o me veo en medio de las dificultades me acuerdo de que es una bendición y honor que Dios me haya llamado y que, lo que tú decías en tu oración inicial, que en su amor infinito nos sigue utilizando, aunque no seamos el mejor material para hacer que el Reino se suscite, para hacer que las personas tengan un encuentro con Dios y su vida sea diferente. Vale la pena en medio de la dificultad. Hay mucho por hacer aún. Dios cuenta con cada uno de nosotros.

Patti – ¿Puedes cerrar con una oración para todos los que sirven a la iglesia?

JJ – En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen. Señor te damos gracias por todas las cosas buenas que pasan en nuestra vida, por todos los momentos de felicidad, de éxito ministerial, pastoral que nos regalas, de satisfacción, de personas, agradeciendo o mostrando que están caminando en tu camino. Te damos gracias por estos regalitos, estos momentos que nos das a los que trabajamos en tu Reino, y que nos dan ánimo para seguir adelante. Te pedimos que en los momentos de desánimo, en los momentos de crisis cuando parece que no hay frutos, cuando parece que la barca se hunde tú vengas y nos tiendas la mano y nos levantes y nos des ánimo y sepamos y tengamos la certeza de que tú caminas con nosotros y que tú tienes la victoria, que por muy difícil que parezca la situación, o que se esté perdiendo de alguna manera, que la victoria tú ya la ganaste para mí y para todos. Bendice Señor a todas las personas que van a escuchar este podcast, bendice a todos los que ya trabajan para ti, dales fortaleza, dales ánimo, dales pasión, como tú la tuviste al entregarte por nosotros, para su ministerio, para el ministerio que los han llamado. Pedimos que Mamita María, nuestra Madre en el Cielo siga intercediendo por nosotros, que lleve todas nuestras necesidades, nuestras preocupaciones a su hijo Jesucristo, y todo esto lo pedimos en el nombre del que está sobre todo nombre, el de Jesucristo, nuestro Rey y Señor, que es Dios y vive y reina por los siglos de los siglos, amen.

Patti – Gracias José Juan por tomar tu tiempo y estar con nosotros hoy.

Conclusión

¡Qué entrevista tan llena de ideas y recursos! Aquí hay unos de los puntos importantes para mí:

  1. Hay que tener un equipo. Si quieres que el ministerio dure y que no se apague con el tiempo, hay que tener un equipo de parejas capacitadas para acompañar a otras parejas. José Juan dijo: Hay que invertir en este equipo y hacerlo casi una familia. Yo sugiero un recurso de RENEW International para animadores de pequeñas comunidades llamado Sembradores de Semillas que ayuda a los líderes poder dirigir sus grupos. Visita las Notas del Programa en patticc.com/s22 para encontrar el vínculo al libro y también al webinar gratis con las herramientas para animadores.
  2. Hay que ver la realidad y adaptar el programa a su realidad. Como hemos compartido en los episodios 15 y 18, en la planificación pastoral hay que ver, juzgar y luego actuar. José Juan compartió 3 modelos para un programa de acompañamiento a las parejas. Uno es empezar con un retiro y luego ofrecer reuniones de seguimiento para revisitar los temas y compartir en grupo. El segundo es una Cena-Conferencia de reunir las parejas en un ambiente bonito y relajado donde hay una plática de unos 40 minutos y luego tiempo para compartir en grupos pequeños durante una cena. Y el tercero es usar un material como el que han desarrollado José Juan y Alba en los programas donde ya se están reuniendo parejas. Si quieres ver una hoja de referencia rápida con los tres modelos y los nombres de los temas que compartió José Juan la puedes descargar en las Notas del Programa en patticc.com/s22.
  3. Hay que crear comunidad. Una forma que José Juan sugiere para facilitar un sentido de comunidad en el grupo es dividir a las parejas según la etapa que están viviendo. De esta forma pueden escuchar y ver que no están solos y que otros entienden lo que están viviendo. La otra forma que sugirió es nombrar padrinos para las parejas que pueden acercarse más personalmente y llamarlos si faltan y ofrecer un acompañamiento.
  4. El tema más popular es sobre las etapas del matrimonio basado en el libro Divorce Busting por Michele Weiner-Davis porque pueden usarlo como un autodiagnóstico para ver dónde están y es algo muy concreto. Puedes encontrar el vínculo a este libro en patticc.com/s22.
  5. Como dijo José Juan: Todos estamos en este proceso, aprendiendo, batallando, pero confiados de que Dios camina con nosotros y que los momentos de crisis y dificultad son parte del crecimiento. No se desanimen!

Y por último no se olviden de visitar a las Notas del Programa en patticc.com/s22 para ver vínculos a todos los recursos mencionados. Espero que también te haya gustado la entrevista y que los programas Serán los Dos Uno, Paulus Media y la revista Familia en Acción de José Juan y los equipos te sirvan para tu ministerio.

Espero que vengas a participar en nuestra comunidad en línea para compartir ideas, recursos y ánimo con otros ministros católicos. Puedes encontrarnos en www.facebook.com/groups/gentepuente o simplemente busca Gente Puente en Facebook.

¡En el próximo episodio va a regresar mi esposo, el Diácono Cristóbal Gutiérrez! Esta vez él va a compartir sobre cómo trajo la tradición que había conocido tan bien en México del Vía Crucis Viviente a la parroquia donde trabajaba aquí en Owensboro, Kentucky. Fue un evento anual que todavía sigue siendo muy exitoso. Vamos a compartir varios recursos para celebrar el Vía Crucis con la comunidad hispana aquí en los Estados Unidos. ¡No lo quieres perder!

¡No te olvides de suscribirte al podcast Gente Puente en Podcasts de Apple, Podcasts de Google o tu aplicación de podcast favorita para que no te pierdas ningún episodio del futuro!

Gracias por escuchar hoy. ¡Que Dios te bendiga a ti y a tu ministerio como gente puente!

35 episodes available. A new episode about every 10 days averaging 42 mins duration .