31. Respondiendo a la Crisis Humanitaria en la Frontera

1:02:46
 
Share
 

Manage episode 238656547 series 2435104
By Patti's Catholic Corner. Discovered by Player FM and our community — copyright is owned by the publisher, not Player FM, and audio is streamed directly from their servers. Hit the Subscribe button to track updates in Player FM, or paste the feed URL into other podcast apps.
Patti Gutierrez
Benjamín de la Garza

Show Notes patticc.com/31

Notas del Programa patticc.com/s31

Benjamín de la Garza, Director de Caridades Católicas de la Diócesis de Laredo, Texas, comparte con nosotros sobre cómo han respondido a la crisis humanitaria en la frontera y cómo todas las diócesis y parroquias pueden ayudar.

Recursos Recomendados

Servicios de Traducción Católica de Patti’s Catholic Corner

Episodio 3 del Podcast Gente Puente – Ayudando a los Parroquianos Inmigrantes con un Plan de Seguridad

Vínculos sobre la frontera

Página de Caridades Católicas USA sobre la Crisis en la frontera

CCUSA en Facebook

Tu oficina local de Caridades Católicas

Albergue La Frontera (Laredo) – Donar Dinero Donar por Amazon Artículo Facebook

Caridades Católicas de Laredo (Texas) Página Web Facebook

Dirección: 1919 Cedar Ave, Laredo, Texas 78040 Teléfono: (956) 722-3629

Benjamin De La Garza – Director

Otros recursos

Un nuevo servicio de oración bilingüe en solidaridad con los Dreamers y los Migrantes

Oración por los Migrantes PDF

Novena para los Migrantes de Jesuit Social Research Institute

Página de Recursos para la Comunidad Inmigrantes Español English

Campaña para la Hospitalidad del Ignatian Solidarity Network

Homilía del Papa Francisco del 8 de julio del 2019

Eventos

31 de julio – 2 de agosto: Voice + Vision:The National Summit for Ministries with Youth and Young Adults en Steubenville, OH

10 de agosto: III Conferencia Teológica-Pastoral con el tema “María, la Llena de Gracia” en Ottumwa, Iowa Email

6 – 9 de octubre de 2019: Conferencia Anual del Consejo Internacional de Corresponsabilidad Católica en Chicago, IL. http://catholicstewardship.com/ folleto.

21-23 de noviembre de 2019 – Conferencia Nacional de Adolescentes Católicos (NCYC) en Indianápolis, IN. ncyc.info

Introducción

¡Saludos Gente Puente! En este episodio, Benjamín de la Garza, Director de Caridades Católicas de la Diócesis de Laredo, Texas, comparte con nosotros sobre cómo han respondido a la crisis humanitaria en la frontera y cómo todas las diócesis y parroquias pueden ayudar.

Aquí todo es cuestión humanitaria. Vemos niños llorando porque no han comido. Entonces no podemos ignorar algo así, y mucho menos cuando se presenta en la puerta de tu casa. Es una gran oportunidad para servir. Una gran oportunidad para ayudar al prójimo, para ayudar al necesitado. La necesidad es grandísima.

Benjamín de la Garza

Puedes encontrar un resumen del programa de hoy y todos los recursos mencionados en patticc.com/s31.

If you prefer English you can read a summary of today’s interview about how the border dioceses are responding to the humanitarian crisis at the border and how we can all help. You can also find links lots of resources at patticc.com/31.

Yo soy Patti Gutiérrez de Patti’s Catholic Corner. Nuestro equipo sirve a ministros católicos como tú que quieren conectarse con la comunidad hispana. Hacemos que tu ministerio sea más fácil compartiendo mejores prácticas, recursos y ánimo a través de este Podcast Gente Puente y nuestro grupo de Facebook. Y te ayudamos a enfocarte en tu ministerio a través de nuestros servicios de traducciones católicas. Consigue un presupuesto para tu proyecto hoy en patticc.com/servicios.

Antes de seguir a la entrevista de hoy sobre la frontera, yo sé que muchos también están preocupados por los inmigrantes indocumentados que viven en nuestras diócesis por el anuncio del Presidente que la administración ya ha empezado un esfuerzo más grande de arrestar y deportar a los inmigrantes indocumentados en el interior. En el Episodio 3 del Podcast Gente Puente compartí una entrevista muy informativa con el P. Steve Pawelk quien ha experimentado 3 redadas de inmigración en su ministerio. Nos platicó lo que ha aprendido y cómo podemos estar más preparados. También en las Notas del Programa del episodio 3 en patticc.com/3 hay vínculos a muchos recursos útiles para informar a tu comunidad. Después de este episodio recomiendo que escuches al episodio 3 también. No quieres perder la entrevista con Benjamín ahorita y al final te doy algunos anuncios de eventos próximos también.

El episodio de hoy está concentrado en la situación que está pasando ahorita en la frontera de los Estados Unidos y México. Como ya saben, hay muchísimas personas, tanto individuales como familias, que están huyendo la pobreza y violencia en Centroamérica y están llegando a la frontera para pedir asilo. Como nos va a explicar Benjamín, para las familias que llegan después de ser entrevistadas y procesadas, muchas de estas familias están sueltas, pero no tienen ningún recurso para llegar a las casas de sus familiares en el interior del país. Es realmente una crisis humanitaria y la Iglesia Católica a través de las agencias de Caridades Católicas de las diócesis fronterizas y Caridades Católicas USA han hecho todo lo posible para responder.

Como a lo mejor viste en nuestra página Facebook en mayo, mi esposo Cristóbal fue a Laredo con un grupo de voluntarios de aquí de la Diócesis de Owensboro, KY por una semana. Me contó Cristóbal qué tan impresionante es el servicio que están brindando Caridades Católicas de Laredo y su director Benjamín, entonces lo invité para platicar con nosotros en el podcast. Esta es un poco distinta a las otras entrevistas de este podcast porque no es un proyecto que puedes copiar exactamente en tu diócesis – bueno, al menos que estás escuchando de una diócesis fronteriza y quieres ir mejorando tus procesos también. Pero para la mayoría de nosotros no tenemos la experiencia de estar acogiendo a miles de inmigrantes cada semana. Pero de todos modos yo siento que es importante recordarnos siempre de lo que está pasando en la frontera aún si nos queda muy lejos. Y como parroquias o diócesis o simplemente líderes católicos, sí hay mucho que podemos hacer para apoyar las diócesis fronterizas que están haciendo un esfuerzo tan grande para proveer ayuda humanitaria a tantas personas, mientras también seguimos dando la bienvenida y ayuda continua a los que van llegando a nuestras áreas.

Bueno, te invito a escuchar a mi entrevista con Ben y discernir la forma en que tú o tu comunidad podría apoyar a las diócesis fronterizas y a los inmigrantes en la frontera. Al final de la entrevista te voy a dar un poco más de información de cómo conectarte con Caridades Católicas y también hay muchos vínculos en las Notas del Programa en patticc.com/s31.

Ahora escuchemos a mi entrevista con Ben de la Garza.

Entrevista

Bienvenido, Benjamín. Gracias por estar en el Podcast Gente Puente.

Hola, Patti. Muchas gracias a ti y a toda tu audiencia por la invitación.

Gracias. Vamos a empezar con una oración.

Oración inicial

Ben, gracias por tomar tu tiempo. Yo sé que estás muy ocupado siempre, pero gracias por venir a platicar con nosotros hoy. ¿Antes de empezar, puedes contarnos un poco de ti, tus orígenes, tu ministerio y tu vocación?

Sí, claro que sí, Patti. Mira para empezar es un gran placer poder compartir todo esto que vamos a hablar en este programa. En realidad, como personas vivimos un poco ocupados porque somos una agencia de Caridades Católicas muy pequeña. Únicamente somos 7 empleados, y tenemos mucho trabajo. Pero estamos aquí por obra y gracia de Dios y hacemos lo que hacemos de corazón. Para platicarte un poquito de mí, yo nací en Fort Worth, Texas. Esta ciudad está al cruzar el río de Reynosa, Tamaulipas y a los 7 años de edad, por razones económicas, mis papás se mudaron a México, precisamente a Reynosa, Tamaulipas donde terminé la preparatoria.

Luego estuve un poco de tiempo en Monterrey, Nuevo León haciendo estudios superiores y finalmente vine a la Universidad de Texas A&M para estudiar una carrera de Negocios y Contabilidad. Gracias a Dios y a mis padres (por todo el esfuerzo que hicieron por mí y por mis hermanos) pude terminar una carrera en Negocios y Contabilidad. También tengo una certificación con el condado de Texas como contador. Entonces yo empecé a trabajar como contador en varias partes aquí en la ciudad. Hasta que una vez salió una posición en el 2013 en el departamento de “Stewardship and Development”, que es Corresponsabilidad y Desarrollo en la Diócesis del Laredo para Administración de Proyectos. La posición incluía mucho escribir peticiones para apoyos para fideicomisos (lo que llamamos grants).

Estuve allí durante 9 meses y hasta que después se abrió en una posición de Contabilidad en Caridades Católicas en la Diócesis de Laredo. Hice un transfer lateral interno. A partir de esa fecha hasta a hoy (que son aproximadamente 7 años) he estado con Caridades Católicas. Empecé primero como contador, pero una persona que trabaja en Finanzas y Contabilidad normalmente está involucrada en todos los proyectos porque para todo tenemos que tener un presupuesto, y tiene que mantener las finanzas, etc. Y eso me ayudó a involucrarme en todos los aspectos de la agencia de Caridades Católicas. He tenido dos directores previamente. La primera persona que fue director mío, por razones personales y familiares y ya después de haber trabajado varios años en esa posición, tuvo que resignar.

Entonces quedé yo como interino durante casi 7 meses hasta que entró otra persona. Yo no me había animado a aplicar y estaba más concentrado en sacar mi licencia de contador con el estado, de CPA. Pero ya después, la segunda persona que empezó a trabajar en la capacidad de director estuvo aquí 2 años y también tuvo que salir. Nuevamente quedé de interino y después de unos meses de interino tras pláticas constructivas con el obispo, me recomendaron a aplicar y fue un proceso largo. Hubo muchos aplicantes, pero como ya te comentaba al principio por obra y gracia del Espíritu Santo aquí estamos, voy para 10 meses. Empecé en noviembre de 2018 como director y pues ha sido un reto.

¡Wow! Que interesante cómo Dios nos va formando, llamando y aclarando nuestro llamado. Muy bien. Bueno, yo te pedí si te podía entrevistar hoy porque Cristóbal, mi esposo, se fue para allá y te conoció en la frontera. Yo quería ayudar a correr la voz a las demás diócesis y también parroquias de lo que está pasando en la frontera porque a veces lo vemos en noticias, pero no nos ponemos a pensar quién les da de comer, quién les da lugar para bañarse, quién les ayuda a comprar boletos de avión o de autobús. Entonces quería ver si nos puedes explicar un poco desde tu punto de vista como diócesis fronteriza, ¿qué está pasando? ¿Cómo han podido responder allí en Laredo a la crisis que está pasando ahorita en la frontera?

Sí, con todo gusto. Lo que está sucediendo es que estamos viendo muchas familias, vamos a decir un 98-99% de familias centroamericanas de los países de Honduras, Guatemala y El Salvador huyendo de muchos problemas a nivel nacional que tienen estos países; como pobreza, violencia y corrupción. Están inmigrando a Estados Unidos para buscar una mejor vida, para encontrar esa nueva dignidad que se nos da como todo ser humano tiene derecho y una mejor vida para sus hijos. Estas personas cuando vienen aquí y hacen el primer contacto en el suelo americano de Estados Unidos, lo primero que se topan es con patrullas fronterizas. Las patrullas fronterizas se encargan de investigar si es que estas familias tienen lo que le llaman el factor para calificar para asilo. Tienen que comprobar que existen esos requisitos que requiere la ley de asilo. Y si es así, se llevan a un centro de procesamiento.

Lo que se vive aquí en la frontera es que cada día miles de familias vienen con esta situación a pedir asilo a Estados Unidos. Está trabajando el gobierno federal en coordinación, sobre todo el Departamento de Seguridad Nacional (lo que le conocemos como Homeland Security). El Departamento de Seguridad Nacional tiene varias ramas. Entre ellas la Patrulla Fronteriza (Border Patrol), e ICE (Immigration and Customs Enforcement). Cada uno de ellos tiene diferentes roles.

Ahorita la Patrulla Fronteriza se encarga de trabajar con las familias, con unidades familiares que se componen de papá, mamá e hijos, o puede ser papá soltero o mamá soltera pero siempre con un hijo. A eso se le llama una unidad familiar. Patrulla Fronteriza los detiene y los lleva a un centro de procesamiento. La problemática con lo que se están enfrentando el gobierno federal es que no tienen suficiente espacio ni siquiera sus centros de detenciones están diseñados para tener tantos números de familias. Es por eso que la Patrulla Fronteriza convocó a una reunión con varias personas de la comunidad de Laredo, con voz influyente, para poder coordinarnos y lidiar con la crisis humanitaria.

Entonces cuando ellos terminan de procesar estas unidades familiares se les traen a un asilo como el de ustedes, Caridades Católicas. ¿Qué hacen allí? ¿Cuál es el proceso que sigue?

Cuando la Patrulla Fronteriza y las demás organizaciones de esta comunidad tuvimos esa junta, se discutió de cómo podemos lidiar con esta crisis. El obispo de la diócesis de Laredo, Monseñor Jaime Antonio Tamayo, sugirió que la Patrulla Fronteriza trajera directamente a nuestros hermanos inmigrantes al alberge de Caridades Católicas de la Diócesis de Laredo porque de otra forma iban a hacer llevados a una estación de autobús dónde no se iba a permitir a nadie a entrar a ese lugar sin un boleto en mano ya comprado y pagado. Entonces, nosotros ya sabemos que la gente viene sin nada. Vienen en condiciones no muy dignas para un ser humano. Te voy hacer más específico, vienen con hambre, falta de aseo, vienen deshidratados, vienen sin ropa, muchas veces ni siquiera los zapatos tienen cinta. Entonces, iba a ser muy triste ver a toda esta gente en la ciudad sin ningún tipo de apoyo.

Obviamente Caridades Católicas siempre ha respondido y nosotros en esa posición íbamos a buscarlos. Pero para todos era más fácil que vinieran directamente al centro de Caridades Católicas que le llamamos el albergue de “La Frontera” aquí en Laredo, Texas. Ese nombre tiene una historia que me puede tardar una hora en explicarte, pero no es este el propósito. El propósito de esta entrevista es lo que estamos haciendo con esta crisis humanitaria.

Allí en este albergue de Caridades Católicas, La Frontera estamos recibiendo directamente de la Patrulla Fronteriza un promedio de 200-220 inmigrantes de los cuales reciben ayuda de necesidades básicas. Inmediatamente tenemos ya una clínica donde voluntarios doctores y enfermeros van y donan su tiempo. Tenemos todo un proceso ya implementado. A pesar de que esta junta con la Patrulla Fronteriza nos dio notificación de lo que iba a suceder. Tuvimos menos de 24 horas para prepararnos y hemos cambiando los procesos conforme va pasando el tiempo. Digamos, estamos haciendo todo lo posible de mantenernos siempre de una forma organizados, pero sí tenemos el acuerdo con la Patrulla Fronteriza con la hora que van a llegar al albergue de Caridades Católicas “La Frontera” a traer a los inmigrantes. Tenemos un convenio que es en la mañana de 11 a.m.-1:00 p.m. Nuevamente en la tarde de 4-6 p.m. En la ventana de la mañana recibimos un promedio de 100-110 personas, y lo mismo en la tarde.

Todo esto, alrededor de estos horarios, nosotros trabajamos para dar desayuno, dar comida y cena, dar regaderas, administrar toda la ropa, administrar donaciones, para tener a los doctores disponibles, para hacer las llamadas con sus familiares. La mayor parte de la gente no se van el mismo día porque muchas veces ya no hay disponibilidad en los boletos. Lo que resulta es que la mayoría de las personas se quedan una noche en el albergue. Entonces otra cosa que damos es cama con aire acondicionado. Gracias a Dios, las cosas hasta ahorita, no te digo que hemos trabajado a la perfección, pero hasta ahorita allí vamos y van saliendo bien. Lo que nosotros queremos es que todos los hermanos que vienen en un estado un poquito triste, le queremos devolver esa dignidad. Es lo que nos llama como todos seres humanos. Vemos a todos como la familia de Cristo, sin distinción de país sin distinción de raza, de lengua, e idioma. Somos una familia en Cristo y nuestro propósito y misión es ayudar a las personas necesitadas.

Te voy a preguntar en un ratito sobre lo que nosotros que no estamos en la frontera podemos hacer para ayudar, pero antes de eso, ¿puedes contarnos un poco sobre lo que han sido los éxitos o lo que has visto en cuánto han mejorado el servicio y el proceso a algunas familias que has visto que ayudaron mucho? No sé. Algún tipo de éxito que puedas compartir.

El mayor éxito de nosotros es poder ayudar al hermano inmigrante a que continúe su proceso de asilo. Ellos, los hermanos inmigrantes, vienen aquí a este país queriendo seguir por la vía legal, la vía del asilo. No quieren hacer las cosas de forma ilegal. Quieren presentar su caso ante un juez de inmigración, y el propósito número 1 de ellos es llegar a su destino final. Al decir destino final es de los que cruzan aquí el 99% no se quedan en la frontera. Tienen destinos, tienen familiares en todo el país, y allí es donde el gobierno federal les asigna una cita (un citatorio) a una corte de inmigración.

Uno de los grandes éxitos que hemos logrado en el albergue es poder contactar al familiar rápidamente en nuestro centro de llamadas que está en el albergue para que el familiar les compre el boleto de autobús o de avión para que ellos puedan estar en su destino final lo más pronto posible. Es un éxito para nosotros y es una situación en la que todos ganan porque así ellos tienen 30 días para presentarse en esa corte y presentar su caso de asilo. Para nosotros también es importante que ellos lleguen a su destino para poder tener el espacio ya que sabemos que al día siguiente vamos a recibir otros 200 o 220. No tendríamos suficiente espacio para poder dar esta ayuda humanitaria a todos. Para nosotros es un éxito tener ese centro de llamadas que se puso en el albergue para que los familiares puedan conseguirles la ayuda que necesitan.

Hemos recibido llamadas de inmigrantes. Precisamente fue ayer que me llamó Giovanni, un inmigrante, que estuvo aquí con nosotros hace más de un mes para saludarme y decirme que está muy bien. Él está en Brooklyn, Nueva York. Lo primero que le pregunté fue: ¿fuiste a tu cita de inmigración? Y me dijo que claro que sí. Ya le dieron otra cita y está esperando. De hecho, yo lo referí a Caridades Católicas de Nueva York al departamento de Inmigración para que le ayudaran a tener sus papeles en orden. Eso es un éxito y recompensa a la vez que nosotros sabemos que al final del día terminamos cansados, exhaustos, a veces un poquito locos tratando de implementar procesos, pero la gran recompensa es que hicimos las cosas bien para alguien en necesidad. Este inmigrante Giovanni es una persona que va a estar agradecida con Caridades Católicas y con todas las personas por toda la vida por esa gran ayuda que recibieron.

Descanso

Vamos a escuchar el resto de mi entrevista con Benjamín en un momento, pero quería tomarme un minuto para compartir contigo sobre el servicio principal que brinda mi compañía, Patti’s Catholic Corner, que es Servicios de Traducción Católica. Asegurarte de que los católicos que hablan español tengan acceso a los materiales de tu ministerio es una parte importante de hacer que la comunidad hispana se sienta bienvenida y que pertenezca a tu parroquia o diócesis. Pero puede ser un desafío encontrar traductores que entiendan tu mensaje católico y que usen los términos correctos para tus materiales. Es por eso que he decidido usar mis años de experiencia en el ministerio hispano para ayudar a tu ministerio; y he creado un equipo de traductores que también tienen experiencia en el ministerio, para que puedas concentrarte en tu ministerio y saber que tus traducciones se harán correctamente la primera vez. Si eso es algo que estás buscando, te invito a visitarnos en patticc.com/servicios para obtener un presupuesto para tu próximo proyecto.

Ahora seguimos con mi entrevista con Benjamín.

Gracias, Ben. Hablas mucho de los destinos, y estoy segura que en casi todas las diócesis del país han visto un aumento de la gente que va llegando, como dices son miles que llegan y casi nunca se quedan en la frontera, sino que van adentro a vivir con sus familiares. ¿Cuáles son los consejos que tienes para nosotros que no vivimos en las fronteras, pero sí hay gente llegando de la frontera para vivir con sus familiares? ¿Qué necesitan o qué has visto que necesitan más? ¿Cuáles son los servicios que podríamos ofrecer nosotros para ayudar con esa situación?

Mira, hay muchas cosas en que se puede ayudar. Tú sabes que cuando una persona viene nueva de otro país a integrarse a una sociedad, pues muchas veces las culturas o hábitos y comportamientos son diferentes. No quiero decir que estén bien o mal los comportamientos de cada país, sino que cada quien tiene sus propias culturas. Entonces, una de las cosas muy importantes en mi opinión es esa reintegración a la cultura estadounidense que muchas veces puede ser diferente a otros países. Si alguien viene aquí a integrarse a la sociedad es importante aprender las costumbres de la nueva sociedad, pero para eso se requiere mucho apoyo. Por ejemplo, si alguien no me dice aquí en esta sociedad tenemos estos parámetros o estas costumbres locales o a lo mejor algo muy sencillo como los horarios de misa. Es cuestión de información.

Se podría decirles cómo conocer tus derechos, el idioma, ayudarles a inscribir los niños a la escuela. Toda esa información es esencial para una persona que viene a un mundo desconocido. Lo único que saben es que aquí van a poder trabajar y se les va a pagar. En algunos países la corrupción es tanta y la violencia que a muchas personas trabajan y ni siquiera reciben un salario digno. La información es bien esencial, pero con ese sentimiento de apoyo y de bienvenida. Si vamos a ayudar a alguien lo tenemos que hacer de la mejor manera. Hacerlo de corazón y ya las cosas van a salir por sí solas. Cuando alguien abre su corazón a alguien en necesidad, tú mismo te vas a dar cuenta que es lo que necesita esa persona de esa familia. La comunicación, información e instrucción son esenciales para alguien que viene tal vez sin hablar inglés o sin saber leer y escribir.

Me pongo a pensar si no habrá algunos retos más específicos de esta comunidad que va llegando, por ejemplo, que ha vivido tanto trauma que necesitan apoyo emocional y psicológico. También como ya están en un proceso de buscar asilo, buscan consejos legales de cómo recolectar toda la información de testimonios o de su caso legal.

Así es. El aspecto psicológico, nosotros hemos visto que sí se necesita. Pero al momento, la gente viene con una carga interna como no te imaginas, Patti. Tantas cosas que han pasado. La ayuda psicológica sí es necesaria, pero al momento de ver alguien que cuando llegan aquí a este país, alguien le da una bienvenida calurosa. Nosotros lo que hacemos es cuando ellos se bajan de las camionetas de las Patrullas Fronterizas, les damos una bienvenida con un aplauso. Todo el mundo empezamos a aplaudir y la gente en ese instante se le salen las lágrimas a cantidad. Empiezan a soltar toda esa tención, toda esa carga que traían con ellos.

Y también a nosotros nos corresponde entender un poquito de la cultura de ellos. Allá en estos países, el aplauso es algo que se acostumbra mucho. Cuando misioneros van de aquí de Estados Unidos a esos países, la gente los recibe con un aplauso. Entonces ahora nosotros estamos haciendo eso también. Realmente siempre referirlos tal vez en el mismo ambiente diocesano puede que haya un consejero. En Caridades Católicas hay un departamento de inmigración donde se les puede dar consejería legal, como lo mencionas. Eso es esencial. Toda esa comunicación es una parte crítica y esencial. Pero al momento, hay que abrirles el corazón. Esto es un proceso. No podemos esperar que alguien de la noche a la mañana ya se pueda integrar y ya sepa todo lo que nosotros toda la vida estamos acostumbrados a hacer. La paciencia e instrucción son cosas que son esenciales y necesarias.

Si hay líderes de diócesis o parroquias que están escuchando que quieran saber cómo ayudar más específicamente a ustedes las diócesis fronterizas, ¿qué necesitan más? ¿Cuál es el proceso para ayudar? Cuéntanos un poco de eso.

Nosotros, bendito Dios, a través de Caridades Católicas de Estados Unidos recibimos voluntarios por semana (2 o 3 voluntarios) que vienen aquí a ayudarnos en La Frontera. Si alguien está escuchando que trabaje en Caridades Católicas y quiera ser voluntario venir aquí a Laredo a apoyar esta crisis humanitaria, lo puede hacer a través de Caridades Católicas de Estados Unidos para ver la forma que pueden apoyar. O también nos puede contactar a nosotros directamente por Caridades Católicas de Laredo en la página de internet: https://www.dioceseoflaredo.org, para poder ayudar como voluntario. También mucha gente manda donaciones. Manda ayuda financiera. Tenemos una página en Amazon con una lista de cosas que se necesitan, a través de la página de la Diócesis de Laredo y Caridades Católicas de Estados Unidos, pueden mandarnos un artículo en esa lista. De repente nos llegan cajas con cintas de zapatos o tortillas. La vez pasada yo me sorprendí viendo una caja de Amazon con tortillas de harina. Se necesita servilletas y papel sanitario. Toda esta información la tenemos en la página de internet de la Diócesis de Laredo.

Perfecto. Y si alguien va para allá, ¿qué necesitan? ¿Tienen que ser bilingües, o tienen que ser doctor o abogado? ¿Qué necesitas tú de voluntarios?

Normalmente ser bilingüe sería lo ideal, pero como ya te comentaba en el albergue de la frontera tenemos ciertos departamentos. Así que alguien puede trabajar por ejemplo en la cocina, y no necesariamente necesita hablar español o en el closet de ropa. Así que tenemos aquí oportunidad para todos. Si alguien es un abogado o un doctor, también pueden ejercer ese tipo de ayuda en la capacidad de cada quien. En realidad, tenemos necesidad para todo el mundo y a todas horas. Es un centro que opera las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Aquí no hay descanso. No hay un Holiday o fin de semana. Entonces entre más ayuda, mejor y así nos rotamos. Entre todos podemos sustentar esta labor tan grandiosa que el Señor Jesús nos ha encomendado.

Entonces todas las diócesis que están en la frontera tienen este acuerdo con Caridades Católicas USA que ayudan a programar las visitas de los voluntarios, ¿verdad?

La mayoría te puedo decir que sí. Las Caridades Católicas de Estados Unidos manda voluntarios de todo el país a ciertas ciudades que están lidiando con una crisis humanitaria, la mayoría están en la frontera. Pero para contestar a tu pregunta, sí. Caridades Católicas de Estados Unidos nos ayuda con esa labor de programar voluntarios que viajan de todas partes del país.

Gracias. ¿Hay algo más que querías compartir con los líderes católicos que están escuchando?

Simplemente, darles las gracias a todos. Esto es una necesidad en nuestro país. Es una crisis que tal vez pueda tener algunas inclinaciones políticas, pero yo si quisiera decir que simple y sencillamente es de la forma que lo vemos dejando y respetando ideales políticos. Aquí todo es cuestión humanitaria. Vemos niños llorando porque no han comido. Entonces no podemos ignorar algo así, y mucho menos cuando se presenta en la puerta de tu casa. Es una gran oportunidad para servir. Una gran oportunidad para ayudar al prójimo, para ayudar al necesitado. La necesidad es grandísima. Vemos niños con hambre. Mira aquí no tenemos mucho tiempo ni de sentarnos a comer a veces.

Te cuento rápido, un voluntario estábamos allí organizando unas cosas en el albergue y traía la mitad de un taco en la mano. En eso van llegando los inmigrantes y se le acerca una señora joven, y le dice: “Señor, disculpe. ¿No le podría dar un poquito de lo que trae en su mano a mi hijo porque trae mucha hambre?” Le causó tanto impacto al voluntario que jamás se había sentido así, y claro se lo dio. Fue y le trajo más comida. El mensaje que diría yo es que dejen cualquier tipo de ideal y enfocarnos en la ayuda al necesitado. Si alguien desea continuar apoyando, como ya te comento, pueden visitar la página de la Diócesis de Laredo o Caridades Católicas.

Gracias. Vamos a cambiar un poquito el tema y hablar de tu ministerio en general. Yo sé que empezaste con contabilidad tal vez sin pensar en la pastoral, pero ahora Dios te ha ido llevando y llevando a cosas más de la pastoral. Quiero que compartas un poco de tu experiencia como líder católico. Algo que puedas compartir con otros líderes que has aprendido en tu ministerio.

Sí, gracias. Mi educación es en negocios y contabilidad. Yo siempre he sido católico toda mi vida, asistiendo a misa y en ciertos ministerios. Pero siempre participaba en grupos parroquiales. Ayudaba un poco a la comunidad y en mi familia también. Pero al momento de llegar aquí, me doy cuenta que la necesidad es mucha. Lo que hacía yo antes de trabajar aquí era muy poco por las personas necesitadas. Entonces puedo pensar y compartir que a lo mejor estaba viviendo en otra realidad. A lo mejor ignoraba un poco o tal vez me ocupaba mucho en otras labores.

Pero al momento de vivir esta experiencia, me doy cuenta que la necesidad es demasiada y va mucho más de ir a misa los domingos o de pertenecer a grupos parroquiales (que es algo muy bueno y tenemos que seguir haciendo). Pero siempre tenemos que tener en cuenta que hay gente que sufre. Hay mucha gente que está sufriendo bastante. Tal vez a lo mejor no en la puerta de mi casa, pero si a la puerta de nuestro país. Yo aconsejaría de vez en cuando en nuestros ministerios siempre pedirle a Dios por esas personas que sufren y tratar de apoyar de alguna u otra forma (tal vez una oración o una carta). A nosotros nos ayuda mucho que mucha gente está pendiente. No necesariamente que venga ayudar o mandar un donativo, sino simplemente una carta diciendo que estamos pidiendo por ustedes. Eso nos alienta bastante. Para poder ser un líder se necesita dejar muchas cosas atrás, muchos resentimientos, y siempre tenemos que estar al servicio del prójimo. Siempre con esa sonrisa, compasión, con el corazón abierto y disposición al diálogo es lo que yo aconsejaría a todos los líderes diocesanos.

Gracias. ¿Qué haces para seguir con este ánimo y alegría con días tan largos y tanto trabajo? ¿Puedes platicar un poco de cómo te alimentas tú, cómo te llenas tú y animar a los demás que están escuchando cómo pueden seguir animados en su ministerio?

Sí, claro. La respuesta es muy sencilla. Es regresar a la oración. Regresar a visitar al Santísimo. Orar, orar y orar. Dejar siempre todo en las manos de Dios. Si no fuera por eso, yo te aseguro que no estuviera aquí, Patti. Mis días son un tremendo reto. Lidiar con las crisis, el staff, con problemas personales es demasiado. Hay días que he estado a punto de tirar la toalla. Hay días de mucha frustración, tristeza, de enojo y decepción sobre todo porque las injusticias que muchas veces ves en la vida cotidiana te desaniman. Hay retos y hay veces que hay que lidiar con muchas cosas negativas, pero siempre la oración es mi recurso número uno. Siempre acercarme a Dios y estar en gracia es bien importante. En mi opinión, para yo poderle decir a Dios, a Cristo, que me siga ayudando, yo también tengo que poner de mi parte. Siempre estar en gracia con Él me abre la puerta para que se haga el diálogo entre Cristo Jesús y yo para que me vaya guiando y llevando por los caminos que me han traído hasta aquí.

Gracias, Ben. ¿Podrías cerrar con una oración para todos los que sirven a la Iglesia?

Con mucho gusto. Claro que sí.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Señor, Jesús, Tú nos has pedido que demos la bienvenida al hermano inmigrante, así como Tú y tu familia también fueron inmigrantes que huyeron de la violencia para buscar un lugar más seguro y nuevas oportunidades.

Tu familia, la Sagrada familia, fue una familia inmigrante dónde llegó a una tierra desconocida buscando albergue, así como los hermanos inmigrantes el día de hoy.

Señor, ayúdanos a ver a Ti, a nuestra Madre Santísima, y a nuestro señor San José en todos los inmigrantes (en las mamás, en los papás, y en los hijos).

Ayúdanos a responder con compasión, dando esa esperanza a todos los peregrinos en todo su camino por estabilidad.

Ayúdanos a darles la bienvenida a todos nuestros hermanos aquí en la Diócesis de Laredo y en todo el país.

En tu grandioso nombre te pedimos esto, Amen.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Gracias, Ben. Gracias por tomar tu tiempo y compartir toda tu experiencia con nosotros. Te agradezco.

Gracias, Patti. ¡Saludos!

Conclusión

¡Qué increíble! ¿no? Realmente es impresionante lo que están haciendo a diario en la frontera. Aquí hay unos de los puntos importantes para mí:

  1. Dejémonos guiar por el Espíritu Santo, confiando en el Señor. Lo que más me impresionó en la entrevista es la forma en que Ben, y Caridades Católicas de Laredo – y las demás agencias – se han dejado llevar por el Espíritu Santo, sin saber exactamente cómo iban a hacer todo. Ben siendo contador y ahora la cabeza de un equipo de personal y voluntarios creciendo en algo tan difícil y desafiante. ¡Imagínate tener 24 horas para ver cómo vas a acoger a 200 personas cada día! Pero dijeron que sí y poco a poco han ido mejorando y Dios ha proveído.
  2. No se trata solamente de darles algo de comer – se trata de devolver su dignidad. Me encanta escuchar la forma que reciben a las familias con aplausos. No les hacen sentir que son una carga, sino una bendición. ¿Cuántas veces recibimos a los que vienen buscando ayuda así? Pero como Ben dijo: Lo que nosotros queremos es que todos los hermanos que vienen en un estado un poquito triste, le queremos devolver esa dignidad. Es lo que nos llama como todos seres humanos. Vemos a todos como la familia de Cristo, sin distinción de país sin distinción de raza, de lengua, e idioma.” Creo que todos podemos aprender algo de su ejemplo.
  3. Necesitan más ayuda en la frontera. Todos podemos hacer algo, aunque nos parezca algo muy pequeño, entre todos llega a ser una gran ayuda. Entonces, como dije al principio, te animo discernir cómo tú, tu parroquia, tú diócesis, etc. podría ayudar a alguna agencia en la frontera. En las Notas del Programa puedes encontrar vínculos a Caridades Católicas de los Estados Unidos para donar o para más información – la página es https://www.catholiccharitiesusa.org/border-crisis/. Y vínculos específicamente del Albergue La Frontera y para donar a Caridades Católicas de Laredo, incluyendo su lista en Amazon y su dirección para mandarles una palabra de ánimo. No te olvides de hablar con Caridades Católicas de tu diócesis para ver si se puede mandar un grupo de voluntarios a alguna diócesis fronteriza.
  4. Cuando salen de la frontera, los inmigrantes todavía necesitan mucha ayuda – Nosotros que estamos recibiendo los inmigrantes que salen de la frontera tenemos una responsabilidad también. Su necesidad, a lo mejor, ya no es una crisis humanitaria porque llegan con familiares que los proveen mucho, pero como dice Benjamín, todavía tienen muchas necesidades urgentes. Por ejemplo, tienen poco tiempo de presentar su caso de asilo y presentarse con la oficina local de la inmigración; necesitan consejos legales, a lo mejor terapia psicológica por todo el trauma que han vivido, ayuda para inscribir a sus niños en la escuela, encontrar pediatras, etc. Cada parroquia y diócesis puede ser creativa para hacer llegar esta información a los recién llegados. A lo mejor pueden imprimir algo con datos básicos e información de contacto a los que ya llegan a las Misas para dar a los familiares de los que van llegando o en las Misas invitar que todos los que llegaron esta semana o este mes que se levanten y todos aplauden y hacerles saber que están bienvenidos y que la comunidad está dispuesta a ayudarlos. O tal vez compartir información sobre los servicios que se ofrece en tu diócesis con las diócesis fronterizas para tener la información en sus albergues para los que tienen un destino en tu diócesis. Ben me dijo que también hay comunidades religiosas que se han ofrecido con Caridades Católicas USA para recibir grupos de inmigrantes que no tienen albergue de largo plazo. Si todos nos unimos, podemos ayudar a devolver la dignidad a muchos inmigrantes que están sufriendo tanto en esta crisis humanitaria.
  5. Todos tenemos una voz. Creo que los 70 católicos que fueron arrestados el 18 de julio en el Capitolio, en protesta de las pólizas en la frontera, nos inspiraron a muchos católicos a no quedarnos callados. Nuestro Papa Francisco también nos anima a tomar parte en esta gran responsabilidad. En su homilía en la Basílica de San Pedro el 8 de julio de 2019, dijo: “Los migrantes son antes que nada seres humanos, y que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada… Hay que ayudar a los más débiles y vulnerables… Esta es, hermanos y hermanas, una gran responsabilidad, de la que nadie puede estar exento si queremos llevar a cabo la misión de salvación y liberación a la que el mismo Señor nos ha llamado a colaborar.” Entonces yo también les digo: Ojalá todos podamos descubrir la forma de levantar nuestras voces a favor de los inmigrantes que están sufriendo a causa de las pólizas de la administración. Si los únicos que hablan son los que están en contra de los inmigrantes, solo se va a ir empeorando. Los que apoyamos a los inmigrantes, los que apoyamos amor en vez del odio, los que queremos unidad en la diversidad en vez de crear miedo del “otro”, los que pertenecemos al Cuerpo de Cristo, la familia universal de Dios, tenemos que levantar la voz.

Bueno, espero que también te haya gustado la entrevista y que te anime a buscar la forma de involucrarte más. No te olvides de visitar a las Notas del Programa en patticc.com/s31 para ver los vínculos a todos los recursos mencionados.

Cómo dije en el episodio 30, voy a empezar a dar unos anuncios que a lo mejor les interese a los líderes católicos que están conectados con la comunidad hispana. Entonces, si tienes un evento por venir, que crees que a la comunidad de Gente Puente le gustaría saber o si has encontrado un recurso realmente excelente que crees que podría ser de utilidad, ¡avísame! Puedes enviarme un correo electrónico a patti@patticc.com o un mensaje en Facebook. Puedes encontrar vínculos en las Notas del Programa en patticc.com/s31.

Aquí están los eventos que tenemos hasta ahora:

  • 31 de julio – 2 de agosto de 2019 – Voice + Vision: The National Summit for Ministries with Youth and Young Adults en Steubenville, OH, patrocinado por el Diálogo Nacional de Pastoral Juvenil y la Universidad Franciscana de Steubenville.
  • Gracias al miembro de nuestro grupo Gente Puente en Facebook, Chris Corrice por avisarme de un evento en la Diócesis de Davenport para familias hispanas el sábado, 10 de agosto de 2019 en Ottumwa, Iowa. Es la III Conferencia Teológica-Pastoral con el tema “María, la Llena de Gracia” con varios expositores conocidos, incluyendo el Cardenal Francisco Robles de la Arquidiócesis de Guadalajara. Puedes encontrar el volante en las Notas del Programa con la información de contacto o mandarle un correo electrónico a moreno@davenportdiocese.org. Puedes ver el volante también en nuestra comunidad en Facebook. Es un grupo para líderes católicos para compartir ideas, recursos y ánimo con otros ministros católicos. Puedes encontrarnos en www.facebook.com/groups/gentepuente o simplemente busca Gente Puente en Facebook.
  • Del 6 al 9 de octubre de 2019 – Conferencia Anual del Consejo Internacional de Corresponsabilidad Católica en Chicago, IL. http://catholicstewardship.com/ para obtener más información o consulte las Notas del Programa para obtener un vínculo al folleto. Como siempre, hay pláticas de corresponsabilidad en español en esta conferencia. El precio más bajo de inscripción anticipada termina el 31 de julio. Como nuestro invitado, Koren Ruiz dijo en Episodio 27, a medida que la comunidad hispana crece en la Iglesia católica, la formación sobre la corresponsabilidad es esencial para la sostenibilidad a largo plazo.
  • 21-23 de noviembre de 2019 – Conferencia Nacional de Adolescentes Católicos (NCYC) en Indianápolis, IN. ncyc.info Esta es una oportunidad increíble para animar a los adolescentes de tu parroquia al reunirse con miles de católicos alegres y llenos de fe de todo el país. Consulta con tu oficina diocesano de ministerio juvenil para obtener más detalles, porque hay que inscribirse con una delegación. Incluyo esto a pesar de que faltan meses porque ahora es el momento perfecto para comenzar a recaudar fondos.

Hablando de anuncios … ya nos estamos acercando al primer aniversario de la publicación de nuestro primer episodio del Podcast Gente Puente el 1 de septiembre. ¡Tengo muchas cosas divertidas planeadas para celebrar! Como a lo mejor viste en Facebook, hice una encuesta sobre diseños de camisetas porque vamos a comenzar a vender ropa y otras cosas para gente como tú y yo que nos identificamos como gente puente. ¡¡Saldrán a la venta a partir de nuestro primer aniversario el 1 de septiembre!! Felicidades a Aynde Bennett, quien recibirá un adelanto porque ganó nuestro sorteo de una camiseta gratuita de gente puente para todos aquellos que enviaron una grabación para nuestro episodio de aniversario. Ya terminó el sorteo, pero todavía puedes dejarnos un mensaje breve en nuestra página de SpeakPipe. Nos encantaría escuchar de ti lo que significa ser gente puente en tu ministerio. ¿Te consideras un constructor de puentes? ¿Tal vez entre diversas culturas o grupos lingüísticos o entre la Iglesia y los que están fuera de la Iglesia o entre ministros con diferentes áreas de enfoque o simplemente entre católicos que tienen diferentes puntos de vista? ¡Entonces queremos escucharte! Sólo visita a www.speakpipe.com/Patticc, preséntate brevemente con tu nombre y tu ministerio y lo que significa para ti ser gente puente – es decir, cómo construyes puentes en tu ministerio. ¡Tu mensaje podría aparecer en nuestro episodio de aniversario! Puede ser en inglés o español. Si tienes problemas para grabar un mensaje, simplemente avísame por correo electrónico a patti@patticc.com o a través de Facebook y te voy a echar una mano.

El próximo episodio del podcast Gente Puente se tratará del ministerio con los migrantes temporales. El verano es una temporada en que la mayoría de nuestras diócesis ven un aumento en las poblaciones de migrantes, por lo que compartiré una entrevista con un sacerdote de Glenmary para escuchar sus consejos sobre cómo establecer relaciones y brindar atención pastoral a los migrantes cuando vengan a nuestra área para el trabajo de temporada. ¡No lo quieren perder!

¡No te olvides de suscribirte al podcast Gente Puente en Podcasts de Apple, Podcasts de Google o tu aplicación de podcast favorita para que no te pierdas ningún episodio del futuro!

Gracias por escuchar hoy. ¡Que Dios te bendiga a ti y a tu ministerio como gente puente!

37 episodes