8: Certificación en Catequesis para Latinos | Dina Beach

52:34
 
Share
 

Manage episode 220144963 series 2435104
By Discovered by Player FM and our community — copyright is owned by the publisher, not Player FM, and audio streamed directly from their servers.


Show Notes patticc.com/8 Notas del Programa patticc.com/s8

Dina Beach de la Arquidiócesis de Cincinnati comparte sobre su programa para certificación catequética en colaboración con la Universidad de Dayton.

Recursos Recomendados:
Programa de Formación de la Universidad de Dayton

Serie de Videos Ecos de Fe

Ejemplos de los videos

PowerPoint y libro para Talleres sobre el Directorio Nacional para la Catequesis del USCCB

Programa Camino de la Universidad de Notre Dame en español

Servicios de Traducciones Católicas

Ministerio de Dina:
Oficina de Evangelización y el Discipulado de la Arquidiócesis de Cincinnati

Oficina OED en Facebook

Misioneros Combonianos en los Estados Unidos

Misioneros Combonianos Laicos

Comparte tus ideas y recursos:
Ser entrevistado en el podcast

Grupo de Facebook

Introducción

Saludos Gente Puente! En el programa de hoy, Dina Beach de la Arquidiócesis de Cincinnati comparte sobre su programa para certificación catequética en colaboración con la Universidad de Dayton.

If you prefer English you can read a transcript of today’s episode in the Show Notes at patticc.com/8. Today Dina Beach shares about a catechetical formation program in collaboration with the University of Dayton.

Soy Patti Gutiérrez de Patti’s Catholic Corner. Nuestro equipo trabaja para servir a ministerios como el tuyo. Les ofrecemos las mejores prácticas y ánimo a través de este podcast y nuestro grupo de Facebook, así como servicios de traducción de un equipo con experiencia en el ministerio católico.

Puedes encontrar todos los recursos mencionados en el episodio de hoy y un resumen del episodio en inglés y español, en las notas del programa que se encuentran en patticc.com/s8.

Si quieres formar parte de nuestra comunidad en línea, solo busca Gente Puente en Facebook y únete al grupo.
Como dije, hoy vamos a escuchar de Dina Beach. Ella es originaria de México y vino a los Estados Unidos como misionera laica con los Misioneros Combonianos. Ahora trabaja en la Arquidiócesis de Cincinnati y dirige un programa llamado Camina con Cristo que es una formación catequética para adultos en español. Algo que se escuchó una y otra vez durante el proceso del V Encuentro Nacional es que los líderes hispanos quieren más oportunidades de formación. Dina ha abierto las puertas de formación para muchos líderes hispanos. Ahora escuchemos a mi conversación con Dina.

Entrevista

¡Bienvenida! Oración inicial. ¿Puedes contarnos un poco de ti, de tus orígenes, de tu vocación, como estás conectada al Ministerio Hispano y cuál es tu posición actual?
Si, buenos días. Soy Dina, soy mexicana. Yo estudié biología e hice una especialidad en ecología. Me dediqué a trabajar en la conducta de las hormigas. Este estudio me llevó a tomar la decisión de ser misionera. Yo estaba en México cuando inició mi vocación. Empecé a formar grupos donde dar mi servicio, tal como lo hacen las hormigas. Después encontré un grupo y me invitaron y me mandaron a mi primera misión aquí en los Estados Unidos. Fue raro para muchas personas que me mandaron aquí. Llegué directamente a la Arquidiócesis de Cincinnati. Me asignaron una parroquia y allí empecé a trabajar con los hispanos, a conocer y a hacerme parte de esta comunidad.

¿Eres soltera, casada, cuál es tu vocación?
Llegué aquí como misionera soltera. La primera vez que vine fue con otra mujer misionera que se regresó a México. Cuando terminó mi visa, yo también regresé a México y me volvieron a mandar por segunda vez en misión a donde mismo. Fue en esta ocasión que comencé a cuestionar al provincial de la congregación de los Misioneros Combonianos a la cual pertenezco. Le cuestionaba por qué me tocaba andar sola. Me dijo que rezara por quien me iba a acompañar en la misión. Y fue cuando Dios me mandó a un misionero para acompañarme en mi misión, y él es mi esposo.
Y ¿Ahora cuál es tu posición actual?
Mi posición actual es Directora Asistente para la catequesis de la comunidad Hispana en la Arquidiócesis.

¿Y cuál es el proyecto en el quieres enfocarte hoy?
Después de conocer la comunidad enfoqué mi esfuerzo en formar líderes, eso es certificar a los líderes en catequesis. Después de evangelizar hay que enfocarse en algo más concreto. Pensé en un proyecto de formación, y empecé a llamar a los líderes de las comunidades y ellos respondieron. El curso es en línea a través de la Universidad de Dayton. Con estos cursos cumplen con los requisitos para certificación de catequesis en nuestra arquidiócesis. Son 12 cursos que se toman en línea y duran 2 años. Empezamos con 40 personas inscritas en el proyecto básico de conocimiento. Primero escuché lo que quería la gente. De estas 40 personas hubo algunos que preferían clases cara a cara y fue que de esto nacieron dos proyectos. El proyecto principal del cual estoy aquí para hablar es el de certificación en catequesis para líderes hispanos, con el fin de recibir a aquellos hermanos recién llegados. Ya tenemos personas preparadas para recibirlos.

¿Cómo se llama el programa?
El programa se llama Camina con Cristo.

¿Para ti qué significa para ti catequistas? ¿Para quién es?
Catequesis es preparar a líderes para ayudar a otros a conocer la fe en diferentes niveles. No es solamente ser catequista con los niños. Es concretar la evangelización. Una vez que conocen a Cristo – por eso se llama el programa así. Les vas a ayudar a caminar con Cristo, tener un encuentro y a profundizando con los sacramentos.

Y dijiste que eran dos proyectos, entonces ¿no es una mezcla que uno puede elegir hacer algunas partes en vivo y otras en línea?
Sí. Los que eligen hacerlo en línea serán certificados más rápidamente por la arquidiócesis. El programa en persona es para incluir a los que no se sienten capaces de leer y escribir rápido. No las discriminamos, también les traemos a Caminar con Cristo. Pero en su tiempo y su forma que tienen de aprender.

¿Quién enseña los cursos?
Usamos videos llamados Ecos de Fe y diferentes. El facilitador de los cursos es un sacerdote, o cuando el sacerdote no puede alguien más que está certificado en catequesis les dedica dos horas en los fines de semana a los participantes.

¿Entonces hay un solo lugar? ¿Tienen que viajar?
No. Tenemos 4 centros en la arquidiócesis donde se dan los cursos. Todos a diferente hora y diferentes días, en diferentes localidades para que la gente acuda a la que les sea más conveniente. Son dos horas porque ven el video, tienen su cuaderno de trabajo y los que no quieren o no pueden escribir pueden compartir en voz alta. El facilitador apunta cualquier duda que el video no contesta. El sacerdote o yo les ayudamos la siguiente vez para contestar la inquietud.
Estos cursos cara a cara otorgan una certificación que no es al nivel de ser catequista, pero les va a ayudar a comunicarse con la comunidad. Puede durar dos años. Pero por lo general antes de un año los participantes se sienten listos para iniciar pequeños grupos de oración, o de actividades de comunidad cristiana. Algunos deciden que sí pueden empezar en línea. También los participantes se van dando cuenta de la necesidad e importancia de ir conociendo su fe. Esto los motiva llevar el mensaje a otros.

Cuéntame más sobre el programa que se hace en línea.
La arquidiócesis paga una cuota a la Universidad para que los participantes de los cursos tengan un descuento en la Universidad de Dayton. Iniciamos este curso animando a los líderes y después les reembolsamos el costo del curso. Este curso en línea está dividido en dos niveles. El primero es de 6 cursos. Donde todos quedan encantados es la introducción a la Fe Católica. Hay personas que dicen que pensaban que conocían bien su fe pero aprenden mucho. Son 5 cursos más: básicos de la biblia, introducción a la oración, sacramentos, cristología, e introducción a la Catequesis. Después vienen otros 6 cursos que forman parte del segundo nivel, que es más teológico, como Eclesiología y metodología catequética, los demás pueden ser encontrados en el sitio web de la Arquidiócesis de Cincinnati, están tanto en español como en inglés. El de inglés se llama Vocare. El programa que elegimos en español es el que más apoya nuestra cultura. Los facilitadores son latinoamericanos, así que con facilidad pueden responder a cualquier pregunta que haga el estudiante. Tiene que estar conectado a nuestra cultura y costumbres.

¿Estás hablando del programa en línea?
Sí el programa en línea de la Universidad. La Universidad busca personas con nuestros requisitos – programas accesibles en español y del grado de teología y metodología que necesitábamos y que los facilitadores entendieran la cultura, no solamente el idioma.

¿Entonces la Universidad paga a los facilitadores y ustedes pagan a la Universidad? ¿Y los participantes pagan una cuota?
Sí correcto. Si ellos logran pasar el curso les devolvemos lo que pagaron para animarlos. El reembolso del costo del programa solamente aplica hasta la mitad de los cursos del primer nivel. Después de esto los participantes nos dicen que vale la pena y ellos mismo dicen que ya pueden pagar porque ya ven el valor.

¿Cuánto cuesta cada curso?
$50. Cada curso es de 5 semanas en línea. Los participantes reciben un certificado por cada curso que completan. Nosotros llevamos nuestro registro en la arquidiócesis de quienes han aprobado. Ellos no tienen que registrarse en la Universidad, solamente se registran con nosotros en el programa Camina con Cristo de la arquidiócesis. Nosotros llevamos el registro y sabemos cómo van, y así poder guiarlos mejor. La arquidiócesis pago $3,000 a la universidad. Lo empezamos como programa piloto. El Arzobispo está muy contento con la respuesta de los hispanos.

¿Es algo que otras Diócesis pueden hacer con la Universidad de Dayton?
Sí. Ya lo están haciendo varias. Pero los otros son las parroquias que mandan a sus líderes. Nosotros lo estamos haciendo a nivel Arquidiócesis, e invitamos a todas las parroquias con ministerio hispano a mandar sus líderes. El Arzobispo me pidió primero hacer un plan detallado con costos y propuesta de cómo llevar acabo estos cursos. Iniciamos con un proyecto piloto el cual fue todo un éxito. Algo que ayudó es que le pedí al Arzobispo mandar una carta a todos los párrocos sobre el programa. Respondieron 9 parroquias. Tenemos 3 años de que este programa inició, empezando con 40 personas. Algunos se dieron cuenta por sus capacidades o por la falta de tiempo o energía que tenían que ir más lento o que preferían las clases en persona. Algunos sí pudieron seguir 5 semanas de clase, 2 semanas de descanso y terminaron los 12 cursos en 2 años. y con la bendición de Dios este 3 de noviembre tendremos la graduación de 15 personas bajo este programa.

Descanso

Continuaremos con mi entrevista con Dina en un momento, pero quiero compartir un poco más sobre mi compañía, Patti’s Catholic Corner. Somos un equipo con experiencia en el ministerio católico y entendemos lo que es tener mucho que hacer y no tener un equipo bastante grande como para hacer todo lo que quieres hacer en el ministerio. Queremos ayudarte a enfocarte en tu ministerio mientras nos encargamos de tus traducciones de inglés al español o del español al inglés. Ya que tenemos muchos años de experiencia tanto en el ministerio católico como en las traducciones católicas, nunca tendrías que preocuparte si tu traducción sea fiel al mensaje. Conocemos el lenguaje de la Iglesia y tenemos un corazón para llegar a los católicos hispanos. Para más información, vente a patticc.com hoy mismo.
Ahora continuamos con la conversación con Dina.

Mencionaste los obstáculos del dinero, del tiempo y de no poder escribir o leer bien y cómo solucionaron estos. ¿Hay otros obstáculos o cosas que han mejorado?
Sí. Ellos mismos empezaron a pedir más cosas. Durante este camino de los 2 años estuve invitando a catequistas con experiencia que vinieran a darles otras clases en vivo como la metodología catequética, por ejemplo. De esta forma tenían más éxito al entrar en el curso en línea. Yo me dedico a preparar los participantes desde el comienzo utilizando herramientas que vienen desde la conferencia de obispos, que han sido aprobadas por ellos con fin de instruir en la catequesis. Lo importante es no dejarlos solos. Si se ve algún tipo de desánimos preparamos retiros para ayudarlos a seguir adelante. No les digo allí está el programa, avísenme cuando terminan. Tal como el Papa Francisco nos dice, hay que tener el olor a nuestras ovejas. Mi esposo también me apoya y me acompaña.

¿La tecnología también ha sido obstáculo? ¿Cómo han superado eso?
Para algunos sí, especialmente al principio. Entonces, hice un cuestionario para darme cuenta cuales eran algunos otros problemas o dificultades que nuestros participantes estaban enfrentando. Y de ahí nos dimos cuenta que no entendían el método de estudio del programa en línea. Así que ahora les explicamos todo antes de empezar – cómo funciona, el proceso, métodos de estudio, disciplina, los retos del trabajo y la familia para que se les facilitara el aprendizaje.

¿Entonces es parte de lo que se da antes?
Sí. Es la introducción. Hay mucho que decían que no sabían cómo comunicarse con la computadora. La universidad también nos permite tener un curso ejemplo, y esto nos sirve mucho para que los participantes puedan tener una idea más concreta de cómo serán los cursos. Viene personas que saben mucho de computadoras y les explican. Han logrado superar los problemas de la tecnología. Otros dicen esto no es para mí y escogen los cursos en persona.

¿Cómo has visto a Dios trabajando en esto? ¿Tienes alguna historia que nos puedes contar?
Sí, hay una señora que me habla y me dice que es una líder en su grupo de oración. Y que se ha dado cuenta de que ha dicho muchas cosas equivocadas. Ella no quería ir porque decía que ya sabía y que ya estaba formada. Después de 3 o 4 cursos introductorios, llorando me dijo que no sabía que tanto había ofendido a Dios antes, pero que ahora sentía que iba de la mano con El. Ahora solo digo que entren al programa que ahí es donde deben estar. Otro testimonio muy grande, es el de un señor que me dijo que él pensaba que estos cursos eran para los que ya estaban instruidos y educados. Y que ahora se daba cuenta que esta invitación era para todos los que quisieran conocer más profundamente a Cristo. Y Cristo me ha traído al camino que él quiere que yo vaya. Entonces el título Camina con Cristo significa mucho para ellos. En el transcurso de estos cursos los participantes pueden decir como era antes su fe y como es ahora más profunda su fe, cómo Cristo está presente en sus vidas. De esa misma manera hay muchos testimonios de cambios que ha habido en cada uno de los participantes.
Yo había hecho una encuesta y muchos habían dicho que querían la formación y que nadie los había hecho caso. Así fue que yo le pude decir al arzobispo que este trabajo era necesario. Nuestra gente que viene de diferentes países viene con los dones y no los conocemos. Hay que abrir las puertas. Trajimos a Alejandro Aguilera, que es de la Conferencia de Obispos, para aprender cómo involucrar más a las parroquias. Así fue que animamos a la gente. En otras diócesis he compartido eso y a veces dicen que no todavía sus obispos o párrocos no apoyan eso. Les digo, ¡Animo Dios está trabajando! Jesús quiere juntar a sus ovejas.

¿Tienes algún consejo para los que quieren intentar este programa en su parroquia o en su diócesis?
Sí Que vayan e insistan en su parroquia o en su Diócesis que se informen sobre los recursos que hay para satisfacer los requisitos de sus parroquias sobre catequesis. Yo sé que existe el de la Universidad de Dayton, pero también hay uno de la Universidad de Notre Dame, que se llama Camino, dados por gente que conocen muy bien nuestra comunidad latina. Depende de las necesidades de cada parroquia y la comunidad hispana para seleccionar sus recursos para formar a su gente en la catequesis. Hablen con el párroco o la encargada de formación en sus parroquias para inyectarle esa inquietud de que se pueden abrir las puertas para formar a nuestra gente.

Gracias Dina, estoy segura que muchos han aprendido algo que pueden usar en sus lugares. ¿Hay algo más que quieres compartir de tu ministerio?
Quiero decirles que algo que aprendí en mi formación es cuando se llega a un lugar como misionera se llega a aprender no a enseñar. Porque cada comunidad tiene una riqueza importante. No lleguen y quieran enseñar sin antes conocer a la comunidad, empápense, sea uno de ellos. Es una de las ventajas que he tenido. Conoce e involúcrate con las familias. Llorar con ellos y celebrar con ellos. Conocer sus retos y miedos, sus necesidades primarias. Hay muchas mujeres que tienen miedo a salir, entonces acompañarlas, visitar y rezar con ellas. Hay que cuidar al rebaño.

Nos dijiste tu esposo es misionero, ¿cómo mantienen su relación, la familia, y su relación con Dios?
Para fortalecernos sacrificamos un poco de nuestro tiempo de dormir. Rezamos juntos en la mañana. Él trabaja aparte y me apoya los fines de semana, pero con la oración en la mañana nos fortalece. Al medio día yo voy a la misa. Nosotros los misioneros tenemos que hacer de nuestra vida una oración, mientras voy manejando estoy alabando al Señor. Estar en conexión es algo maravilloso. Con mi esposo dedicamos algunos días juntos – él me acompaña en el camino a las actividades que tengo. Él es nacido aquí en los Estados Unidos y está aprendiendo español. Hay que tener momentos de esparcimiento en nuestras familias también, no todo es trabajar.

Gracias, ¿puedes cerrar con algunas palabras de ánimo, para los que están escuchando?
Claro que sí. Primero quiero decir que el ministerio es la respuesta al llamado de Cristo. No te desanimes. A veces encontramos en nuestro trabajo palabras de ánimo o palabras de desánimo, algunas envidias, en fin, a veces son momentos que sentimos que son oscuros y en contra corriente, y a veces hay éxito, pero no te desanimes. Sabe que Cristo te lleva de la mano y a veces hasta te lleva cargando, nunca vas solo. Ten confianza, recuerda que tu repuesta al llamado es seguirlo. Y muchas veces hay que cargar con esa cruz, sabiendo que él va a ayudándonos con la carga. Ánimo, conéctate siempre con Dios y sabe que él está allí contigo.
Y quiero compartir esta oración que aliviana mi trabajo, y eso me ayuda mucho con esas situaciones de desánimo. Es una oración de San Ignacio de Loyola, y dice, “Oh Dios mío, enséñame a ser generosa, para servirte como tú mereces ser servido, a dar sin contar el costo, a luchar sin temor a ser herida, a trabajar sin buscar descanso, y a darme sin esperar ninguna recompensa, pero con el conocimiento de que estoy haciendo tu santa voluntad. Amen.

Gracias Dina, gracias por tomar el tiempo de compartir tu experiencia y sabiduría con nosotros, ha sido un placer.
Muchas gracias por darnos esta oportunidad y ya saben en la arquidiócesis está el vínculo – Camina con Cristo.

Conclusión:

¡Qué bonito fue entrevistarle a Dina! Su espíritu de misionera se nota en todo lo que dice. Aquí hay algunos puntos claves:

1. Mucha gente tiene sed de la formación. Es algo que escuchamos muchas veces durante el proceso del V Encuentro Nacional también. Hay que abrir las puertas para que la educación y la formación sean más accesibles a nuestros líderes.
2. Una forma que ha funcionado en varios lugares es hacer una colaboración con una Universidad. En las Notas del Programa puedes encontrar el vínculo al programa de la Universidad de Dayton y también el programa Camino de la Universidad de Notre Dame que mencionó Dina. Es un programa apoyado por Our Sunday Visitor y SEPI – el Instituto Pastoral del Sureste – y las diócesis se pueden afiliar con el programa.
3. Siempre habrá barreras, pero con empeño y creatividad se puede superarlas. Me encanta cómo Dina no se dejó por vencida y añadió una etapa de introducción para preparar a los estudiantes para los cursos en línea.
4. Hay que ofrecer diferentes opciones para poder incluir a los tienen diferentes habilidades. Cómo hacen en la Arquidiócesis, pueden usar otros programas más visuales con un formato de compartir en grupo para los que no pueden leer o escribir al nivel académico que requiere el otro programa. No reciben el mismo certificado, pero sí pueden crecer cómo líderes bien formados.
5. No nos olvidemos que la base de toda formación es el encuentro con Cristo. Es Él quien nos llama y quien nos guía y cuando sentimos que ya no podemos seguir, debemos acercarnos más a Cristo para seguir adelante. La oración nos fortalece.

Espero que también te gustó la entrevista y que te sirva en tu ministerio.

No te olvides de visitar las Notas del Programa con todos los recursos mencionados en este episodio en patticc.com/s8.

Los siguientes episodios del podcast se tratarán de las tradiciones hispanas/latinas en diciembre. Hablaremos sobre las formas que la comunidad hispana/latina celebra a Nuestra Señora de Guadalupe, las Posadas y la Navidad en los Estados Unidos. Si te gustaría ser entrevistado puedes encontrar más información en patticc.com/gentepuente. También puedes compartir cómo celebran estas tradiciones y otras en tu comunidad a través de nuestro grupo de Facebook. Allí nos encantaría compartir ideas y recursos para aprender unos de otros y también ver las fotos de estas tradiciones tan bonitas. Puedes encontrarnos en www.facebook.com/groups/gentepuente o simplemente busca Gente Puente en Facebook.

¡No te olvides de suscribirte al podcast Gente Puente en Podcasts de Apple, Podcasts de Google o tu aplicación de podcast favorita para que no te pierdas ningún episodio del futuro!

Gracias por escuchar hoy. ¡Que Dios te bendiga a ti y a tu ministerio como gente puente!

35 episodes available. A new episode about every 10 days averaging 42 mins duration .